La hora de clase. Por una erótica de la enseñanza

Massimo Recalti (Milán, 1959) y su libro “La hora de clase. Por una erótica de la enseñanza” es el objetivo de esta nueva reseña. Texto recién editado en España que hace un llamamiento a reivindicar la Escuela como erotismo del saber, como subterfugio frente al vacío cultural contemporáneo.

Recalti es psicoanalista, ensayista y académico italiano. Tras estudiar el grado técnico agrícola, ingresó en la Universidad de Milán en el grado de Filosofía, especializándose en psicología social. Actualmente imparte clases en diferentes universidades, habiendo sido galardonado con el Premio Mediterráneo de Cultura en la sección de Ciencias Humanas en 2015.

massimo-recalcati-1

Massimo Recalti. Fotografía de: aquí

La hora de clase empieza con un aire nostálgico hacia la escuela perdida. De este modo, con el análisis de la escuela y sus complejos, (el complejo de Edipo, el de Narciso y el de Telémaco) el autor hace una revisión sobre la situación de la institución escolar en una sociedad en la que el papel del profesor se ha diluido al igual que el de la figura paterna.

 

“A la Escuela Narciso no le cabe ninguna duda al respecto: se premia a los que repiten lo Mismo, a quienes reducen el aprendizaje a la reproducción de lo Mismo” (pág. 39)

 

En consecuencia, su repaso generacional nos lleva a un estudio pedagógico complejo con un lenguaje propio del psicoanálisis de Lacan y Freud, entendible y cercano. Como él mismo afirma, es capaz de enseñar Lacan a las piedras. Una crítica hacia lo nuevo sin contexto, aquello vacío de contenido y de deseo. Y una apuesta por una Escuela simbólica capaz de convertirse en el envoltorio erótico del saber.

 

“La Escuela neoliberal exalta la adquisición de “La hora de clase. Por una erótica de la enseñanza” es el objetivo de esta nueva reseña. evidente con el dominio pragmático de una productividad concebida sólo en términos economicista” (pág. 22)

 

Así, la figura del maestro vuelve a adquirir el papel perdido. El docente, en una soledad permanente en nuestros días, humillado social y económicamente, debe alcanzar significado. De tal manera, es el maestro con el don de la palabra quien abre las grietas hacia los diferentes campos del conocimiento.

 

“El maestro-testimonio que sabe abrir mundos a través del poder erótico de la palabra y del saber que esta sabe vivificar”(pág. 45)

 

El profesor debe encontrar los caminos de aprendizaje para seducir y, gracias al diálogo, llevar a sus alumnos/as a encontrar la dimensión erótica de la cultura como factor humanizante. Factor perdido en una formación orientada a la productividad, al pragmatismo, olvidando el deseo, la capacidad erótica de enseñar.

 

“La erótica de la enseñanza se sustenta en cambio sobre el amor por el saber que es amor por una carencia que nos atrae y causa deseo de conocer” (pág. 76)

 

De este modo, la obra termina con un homenaje, reavivando de nuevo la añoranza, a aquella profesora que produjo en él la llama. A su maestra de la infancia que supo inspirarle la hermosura del saber, de entender así la belleza de la torcedura.

 

 “El buen maestro es aquel que sabe proteger el vacío, el no-todo, el tropiezo como condición para la búsqueda” (pág. 139)


Autor: Massimo Recalcati

Título: La hora de clase. Por una erótica de la enseñanza

Editorial: Anagrama

Precio aproximado: 16e (La Casa del Libro)


img_1002 img_0988

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s