Educación YSTP

¿Creemos en la educación no formal?

El horario lectivo termina y comienzan las actividades extraescolares enmarcadas en el contexto de la educación no formal. Para muchos, la tarea se encuadra en una continuidad, pasar de una clase a otra con un docente diferente.

Al igual que los alumnos/as, muchas madres y padres ven como a uno más a los profesores/as que imparten este tipo de actividades. Sin embargo, si queremos apuntar un origen al término de educación no formal debemos citar la obra La Crisis Mundial de la educación de Coombs (1971), quien señalaba en uno de sus capítulos que la oferta de la educación no formal “debería  constituir un importante complemento de la enseñanza formal en el esfuerzo total de la enseñanza de cualquier país”.

Si bien así, bajo la ambigüedad del término, se entiende que existe un sistema de enseñanza no definido, ajeno a la educación formal, al cual se le debería prestar la atención suficiente. En la actualidad, en el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo (UNESCO, 2011), podemos encontrar la siguiente definición:

 

Actividades educativas organizadas por regla general fuera del sistema educativo formal. Esta expresión se suele contraponer a las de educación formal (…). En diferentes contextos, la educación no formal abarca las actividades educativas destinadas a la alfabetización de los adultos, la educación básica de los niños y jóvenes sin escolarizar, la adquisición de competencias necesarias para la vida diaria y competencias profesionales, y la cultura general.

 

En este sentido, en el marco de la adquisición de competencias y el proceso de aprendizaje constante, ¿tienen realmente este tipo de actividades un reconocimiento dentro de los centros educativos?

Hacer generalizaciones desde un caso particular no es del todo científico. No obstante, la experiencia vivida y lo observado por compañeros/as en la ocupación de este oficio desde diferentes áreas me hace reflexionar sobre ello. En principio, este tipo de trabajos se enmarcan dentro de contexto de contratos temporales, donde el sueldo se ajusta a las horas mensuales trabajadas (muchas veces una al día, lo que dura la actividad extraescolar en sí). La preparación de las clases no se suele contemplar en los contratos y, por pudor, es mejor no especificar a cuánto asciende (más bien desciende) la percepción recibida.

En este contexto, el docente (monitor/a de tiempo libre en contrato) se encuentra, en el mejor de los casos, con grupos reducidos. En otros, en función muchas veces de la necesidad de los centros, puede que su aula se vea con aforo completo. Al mismo tiempo, tal vez fruto de la externalización de estos servicios, en algunas ocasiones los recursos son insuficientes, la escasez de material lleva a que el docente, en su buen hacer, tenga que llevar por cuenta propia los medios necesarios para realizar la actividad.

Ante esto, uno puede pensar que el apoyo por parte del personal laboral del centro pueda favorecer el buen desarrollo de este tipo de actividades. Si bien, lamentablemente, te puedes encontrar ante el desentendimiento del claustro, convirtiéndote así en un completo foráneo en tu propia aula.

Evidentemente, ante una situación similar, en el peor de los casos, uno piensa que la empresa externa responsable debe hacerse cargo de este tipo de circunstancias. No así, uno debe recordar también las relaciones de poder que se dan ante contratos de este tipo, con una flexibilidad palpable. Ante esto, el silencio profundiza la brecha ante las exigencias de las madres/padres y ante el reclamo de un buen rendimiento de la actividad.

Tal vez, espero, que no sea esta la generalidad en este tipo de actividades. Teniendo en cuenta que una de las características de la educación no formal es que se produzcan en un ambiente agradable y lúdico, resulta llamativo que el profesor/a se encuentre en un ambiente de estrés y de precariedad laboral impropia de la buena praxis.

De esta manera, como bien apunta el Informe Educación No Formal. Una oportunidad para aprender (UNESCO, 2009):

 

La educación no formal existe, más allá de las políticas educativas públicas porque se ubica en el conjunto de propuestas y acciones que los ciudadanos necesitan y realizan.

 Por lo tanto, reconocerla y legitimarla permite contribuir a la mejora de su calidad y a promover ciertos efectos necesarios desde la perspectiva de la educación en su conjunto.

Miguel Ángel Ruiz Domínguez


Bibliografía:

Coombs, P. H. (1971). La crisis mundial de la educación. Barcelona, España: Península

UNESCO (2009). Educación no formal. Una Oportunidad para aprender. Recuperado de: http://documents.tips/documents/educacin-no-formal-una-oportunidad-para-aprender-marcelo-morales.html

 

UNESCO (2011). Una crisis encubierta: conflictos armados y educación. Informe de seguimiento de la educación en el mundo. París, Francia. Recuperado de: http://www.unesco.org/new/fileadmin/MULTIMEDIA/HQ/ED/pdf/gmr2011-glossary-es.pdf

 

Anuncios

4 comments on “¿Creemos en la educación no formal?

  1. Como bien dices, en la actualidad la figura del TASOC o educador social apenas tiene el reconocimiento que merece, es más, cada vez es más común que los monitores de ocio y tiempo libre, que suelen realizar las actividades extraescolares, tienen que tener un nivel alto de idiomas(con ese contrato y sueldo tan precario) además del conocimiento de la actividad a desarrollar, lo que hace que dicha actividad parezca continuación de las clases formales; por no hablar de la gran cantidad de horas extraescolares que suelen tener los menores y las pocas horas reales de tiempo libre con su aburrimiento incluido(que también es aprendizaje).
    Uno de los motivos por los que estas figuras apenas estén presentes es porque no interesa la calidad en educación (da igual formal, no formal o informal) y porque para que haya calidad es necesaria la inversión económica y ya sabemos que pasa en España con este tema.

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: ¿Creemos en la educación no formal? — Yo Soy Tu Profe – Paty Feliz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: